Capitalismo contra el clima

 

La primera vez que me topé con Naomi Klein fue en el año 2000, durante una clase de comunicación estratégica en la Universidad Católica Andrés Bello. En aquella oportunidad compartía con mis alumnos algunos conceptos asociados a reputación y responsabilidad social empresarial y uno de ellos, sin titubear, me dijo que estaba equivocado en los planteamientos y que debería leer el reciente libro de Naomi Klein titulado “No Logo” para comprender la realidad que existe detrás de muchas multinacionales.

Para ponerlo en contexto, Naomi Klein es una reconocida periodista de investigación, nacida en Canadá, cuyo libro No Logo se constituyó en una biblia antiglobalización y de denuncia de las malas prácticas empresariales. No Logo describe la forma como las marcas manipulan los deseos del público al tiempo que explotan a las personas que fabrican sus productos. Mi primera impresión sobre sus argumentos fue de suspicacia, pues me parecía estar frente a una radical extravagante más que ante una acreditada periodista e investigadora.

Sin embargo, el libro estaba tan bien documentado que decidí dar seguimiento a sus denuncias, que detallaban el poder desmedido de las multinacionales sobre la sociedad actual y presentaba casos bien documentados sobre la cruda realidad de los trabajadores explotados en algunos países de Asia.

La investigación que llevó a cabo para su libro exponía con nombre y apellido las malas prácticas de empresas reconocidas en múltiples industrias como alimentos y bebidas, consumo, textil, energía, etc. Durante la década pasada, muchos de los cambios en las prácticas de producción y contratación, los procesos de comunicación y transparencia corporativa se le deben en gran parte a la autora y algunas de estas empresas reconocieron las denuncias y corrigieron sus errores.

Con el tiempo me he vuelto fanático de Naomi Klein, con sus aciertos y sus desaciertos, constituye una ventana para comprender y valorar la actividad empresarial desde un punto de vista distinto al mío, pero complementario y enriquecedor.

Como regalo de navidad la autora nos deja un libro para retar el conocimiento y los argumentos en materia de economía y empresa. Bajo el título “Esto lo cambia todo: capitalismo contra el clima”, Naomi Klein destaca que hemos llegado a un punto crítico en el que todo tiene cambiar. Durante 25 años hemos intentando acomodar las necesidades del planeta a la ideología del capitalismo de mercado, que exige el crecimiento constante y el máximo beneficio. Los resultados han sido desastrosos. Lo que necesitamos ahora es una respuesta radical.

Para ella, el sistema económico ha declarado la guerra al planeta. Si seguimos por este camino, aumentando al ritmo actual las emisiones de CO2, podemos experimentar un calentamiento de cuatro a seis grados centígrados. De momento hemos llegado a 0,7 grados y ya estamos sufriendo los efectos.

Los argumentos de No Logo siguen vigentes con otros actores, o probablemente los mismos, y este reciente libro de Klein es una buena noticia que merece una lectura cuidadosa, crítica y autocrítica, para valorar sin apasionamientos ni paradigmas las realidades de una era tan compleja como la nuestra.

Gustavo Manrique Salas

Consultor en Comunicación Estratégica