Derek Jeter: 10 principios para los negocios

Sin temor a equivocarme Derek Jeter figura entre los mejores peloteros de la historia del beisbol, no solo por su excelencia como atleta, sino por su calidad humana, su caballerosidad, su ética, disciplina y liderazgo.

El año 2000 este insigne campo corto publicó el libro “La Vida que Imaginaste”, en el cual plantea los 10 principios básicos que ha aplicado en su vida personal y como capitán de los Yankees de New York. Estos principios son perfectamente adaptables a la gerencia y el desarrollo organizacional, un ejercicio que bien vale la pena recrear después de su visita a Panamá y un año antes de su retiro del beisbol mayor.

El primer principio lo llamó “pon tus metas arriba”. Jeter siempre tuvo en mente ser un jugador Yankee y su objetivo era claro, lo buscó y lo logró hasta convertirse en una de las figuras más notables en la historia de la franquicia. De igual forma, las metas empresariales que se traducen en la visión y la misión son claves para aspirar crecer en el mercado. Este ideario corporativo compartido y expresado en el comportamiento de los colaboradores, constituye una ventaja competitiva sostenible y amplia que genera un poderoso motor para alcanzar las metas previstas.

El segundo principio se refiere a “batallar y vencer sufrimientos”. Guillermo Celis, experto en deportes de ESPN destaca que en este principio Jeter se refería en concreto a julio de 1992, cuando en un hotel de Tampa, Florida, se cuestionaba si en realidad había tomado la decisión correcta al firmar con los Yankees, luego de haberse ido sin conectar de hit en sus primeros 14 turnos al bate en la Liga de Novatos de Clase A en Tampa. Pues bien, las empresas enfrentan coyunturas y la clave es tomar las decisiones correctas para superarlas y crear valor. La transparencia y una estrategia clara de gerencia de crisis les permitirá superar los obstáculos y convertir, con el tiempo, las adversidades en oportunidades.

El tercer principio es “encuentra modelos a seguir”. La inspiración de sus padres le dio a Jeter una hoja de ruta, pero hoy muchos jóvenes siguen la ruta que él les ha mostrado. En el mundo corporativo, el ejercicio de proyectar los productos, servicios y el modelo de negocios partiendo de la metodología del mejor imaginable posible, o la aplicación de las mejores prácticas conocidas y el benchmark, puede ser el referente que oriente a los líderes empresariales por el camino correcto.

“El mundo no siempre es Justo”.  Este es el cuarto principio al que se refiere Jeter y en la práctica es así. Las crecientes regulaciones no siempre favorecen los objetivos de negocios y el ejercicio de la libre empresa. En algunas industrias, el comercio ilícito actúa sin que haya una reacción clara de los estados y muchos grupos de presión atacan a las empresas y sus marcas, en algunos casos con agendas poco transparentes. Sin embargo, las empresas que desarrollan sus procesos de negocios basados en relaciones de largo plazo, crean capital social y cuidan su reputación como un activo son capaces de superar estas barreras con éxito.

La próxima semana compartiré los 6 principios adicionales a los que Jeter se refiere en su libro. Ellos son: no tengas miedo a fallar; cuenta con un fuerte apoyo; sé serio pero diviértete; sé un líder, sigue al líder; piensa antes de actuar y la vida es un reto diario.

Gustavo Manrique Salas

Consultor en Comunicación Estratégica