La creatividad en los negocios

Hace más de 15 años leí un libro sobre innovación y creatividad titulado Jamming. El arte de la creatividad en los negocios, escrito magistralmente por un profesor de la Universidad de Harvard llamado John Kao. Sin duda, ha sido uno de los libros que más ha marcado mi carrera profesional y que me ha invitado a pensar de vez en cuando, en contraste con mis paradigmas, fuera de la caja.

El Jamming es una metáfora que utiliza Kao. El término viene del jazz y significa juntar personas de diferentes capacidades y, a través de la improvisación, concebir en conjunto algo nuevo, creativo y armónico.

Según kao, la innovación es la creatividad aplicada al objetivo de crear valor, pero también es la capacidad de lograr continuamente alcanzar el futuro deseado. Es el motor del progreso social y de la prosperidad.

Hoy la creatividad es una de las competencias más importantes en el ejercicio gerencial y cada vez más exigida en los directores de empresas.  La creatividad se posiciona como una de las principales competencias que tienen que tener los CEO´s y directores de empresas, un talento necesario para encontrar soluciones creativas e innovadoras a problemas y entornos complejos.

Kao ya lo había advertido desde la publicación de su libro en el año 1997, la creatividad será una competencia medular de los líderes de negocios, un planteamiento que revolucionó a la más importante escuela de negocios de América, en un contexto donde el ejercicio formal de la creatividad era casi monopolio de las escuelas de mercadeo y publicidad.

Sin duda, la práctica creativa en las empresas se encuentra con barreras que nacen de culturas corporativas rígidas, que no quieren alterar el status quo. Estas organizaciones estarán cada vez más impedidas de adaptarse a las exigencias del entorno y competir con aquellas que están en un ejercicio de permanente de exploración y aprendizaje.

Silicon Valley es lo que es, fundamentalmente por el ejercicio creativo, la aventura de poner a volar la mente para generar innovaciones disruptivas que, en un contexto conservador y paradigmático, jamás se hubieran podido desarrollar.

Otro gurú de la gerencia es Gary Hamel, reconocido por decenas de publicaciones que han sido best sellers mundiales y que han guiado a líderes empresariales, para lograr el éxito en sus negocios. Hamel es otro fanático de la creatividad, tanto que plantea lo siguiente: el mundo está ingresando a una nueva era económica, a la que denomina la “era de la creatividad” y la gerencia carece de las cualidades para enfrentarla.

Uno de los principios que plantea Hamel es el reconocimiento de la variedad. A medida que el mundo se vuelve más incierto, resulta más difícil prever el futuro. Ya no podemos elaborar estrategias a 10 o 20 años; hay que experimentar constantemente con cosas nuevas, de bajo costo, y ver qué funciona y qué no. Por lo tanto, se trata de más opciones, más experimentación, menos grandes visiones y menos estrategias.

Gary Hamel y John Kao son dos autores obligados para cualquier gerente que quiera llevar a su organización a otro nivel de gestión y; tal como dice éste último, la creatividad y la innovación es la habilidad de los individuos, de las empresas y de países enteros de crear continuamente su futuro deseado.

Gustavo Manrique Salas

Consultor en Comunicación Estratégica