Las mujeres toman el control

Esta semana Mary Barra fue designada como la nueva Presidente de General Motors y se convertirá en la primera mujer en dirigir una automotriz global.

En contexto, este hito me resulta muy cercano por dos razones: uno, estoy convencido que estamos en el siglo de la mujer y admiro profundamente a las mujeres que luchan para ser exitosas en un mundo plagado de hombres machistas con mentalidades mediocres e inseguras y dos, porque siempre he creído en el resurgimiento de General Motors, una compañía para la cual trabajé a principios de mi carrera cuando aún era la gran compañía del mundo y de la cual rescato grandes satisfacciones y aprendizajes.

La mujer gana cada día más espacios gracias a su gran constancia y capacidad para perseguir sus metas. En el mundo político las mujeres han destacado y Michelle Bachellet, Angela Merkel, Hillary Clinton, Nancy Pelos, Janet Napolitano, Sonia Gandhi y Dilma Rouseff, por solo citar algunas dan fe de esto.

 

En lo negocios también se observa una creciente presencia de damas exitosas en posiciones estratégicas de muy alto nivel. Forbes destaca a Sheryl Sandberg, directora de operaciones de Facebook; Christine Lagarde,  directora gerente del FMI,  Indra Nooyi, presidenta de PepsiCo, Meg Whitman, consejera delegada de Hewlett-Packard,  Maria Das Gracas Silva Foster, directora de Petrobras, Virginia Rometty de IBM y Ursula Burns de Xerox, entre otras. Empresas como Procter & Gamble y la ACP también alientan la diversidad en sus niveles directivos y por ejemplo, Juliana Azevedo y Alexandra Vegas lideran para P&G los negocios de belleza y de Gillete respectivamente para América Latina, mientras que Ilya Espino de Marotta figura como VicePresidente de Ingeniería de la Ampliación del Canal de Panamá

En Panamá está en formación la Asociación de Mujeres Directoras de Empresas (WCDP), afiliada al Women Corporate Directors (WCD), única organización mundial que reúne y trabaja para la comunidad de mujeres en directorios corporativos. Por su parte, la APEDE cuenta con la Comisión de Mujeres Ejecutivas.

Hay algunos elementos que es importante destacar sobre el rol de la mujer. Un reciente estudio de la Escuela de Negocios de la Universidad de Harvard  determinó que las mujeres son mejores líderes dentro de las organizaciones.

Como complemento, la Universidad de Columbia ha demostrado que las empresas en las cuales las mujeres ocupan los puestos de dirección, obtienen mejores resultados económicos.  Además, las compañías que han sido fundadas o cofundadas por mujeres tienen una tasa de éxito más alta y la empresa recupera la inversión más rápido que las fundadas solo por hombres.

Las mujeres, sostiene el estudio, tienen mayor capacidad para motivar a sus compañeros, saben aplicar mejor sus experiencias vitales para conseguir resultados y la inspiración les llega de modo natural en los momentos clave.

Sin embargo aún hay mucho camino por recorrer. Según la base de datos de Standard & Poors, menos de una tercera parte de las 1.500 empresas más grandes de los Estados Unidos tenían en sus puestos de dirección más altos por lo menos una mujer. Si hablamos de presidentas ejecutivas, sólo el 2,5% de esas 1.500 empresas tienen una presidenta. De acuerdo con el Latin Business Chronical, solamente el 1.8% de las empresas latinoamericanas está dirigido por mujeres.

Además, otra barrera que orbita probablemente de forma inconsciente, es que las mujeres con éxito profesional intimidan a los hombres. Al final nada de esto es tan importante, porque la tendencia es clara y queramos o no estamos viviendo el siglo de las mujeres.

 

Gustavo Manrique Salas

Consultor en Comunicación Estratégica