Michael Schumacher y la revolución del marketing 

En la historia moderna son muchos los deportistas que han dejado una huella en la sociedad y se han convertido en poderosas figuras del marketing.

Michael Jordan y David Beckham por sólo citar dos grandes figuras cuya imagen ha sido venerada por las grandes marcas, siguen siendo referentes del marketing mundial. Pero sólo dos figuras trascienden de forma notable por su influencia y ganancias: Tiger Woods y Michael Schumacher.

El accidente de Schumacher esta semana en una pista de ski y su condición de salud crítica, ha generado emotivas muestras de apoyo alrededor del mundo.  Este caballero hizo historia y superó records que lo ubican como una figura histórica del deporte mundial, al lado de Pelé, Muhammad Ali, Michael Phelps, Roger Federer, Jack Nicklaus, Michael Jordan y Babe Ruth.

La noticia sobre el accidente que padeció el piloto alemán en Los Alpes franceses ha generado millones de búsquedas en Google, y se convirtió inmediatamente en tendencia mundial en redes sociales.

Schumacher figura como el segundo deportista más rico del mundo, solo por detrás del golfista Tiger Woods. El heptacampeón de Fórmula 1 acumula la módica cifra de 823 millones de dólares.

Para darnos una idea, deportistas de élite mundial como Michael Jordan, alcanzó “tan sólo” los 540 millones de dólares y Roger Federer, aun activo y considerado el mejor tenista de la historia, se ubica en los 332 millones de dólares.

El talento de Schumacher se resume en siete títulos mundiales de Fórmula 1. Superó los cinco del mítico Juan Manuel Fangio, algo que se consideraba inalcanzable en su época y además de los dos campeonatos con la escudería Benetton, se proclamó campeón mundial en cinco temporadas consecutivas con Ferrari (2000-2004). Fue subcampeón en 1998 y 2006, tercero en 1992, 1996 y 2005, cuarto en 1993 y quinto en 1999. Acumuló 91 victorias y 155 podios.

Diversas marcas mundiales han confiado al ex piloto de fórmula uno su imagen. Además, Schumacher ha tenido una vida activa en programas de responsabilidad social, aportando su imagen para apoyar a causas de la UNESCO, Cruz Roja y UNICEF.

La historia del marketing deportivo recoge historias de como reconocidas marcas que han confiado su imagen a atletas de diversas disciplinas, han terminado en situaciones de crisis, a causa  de dopaje o una  vida desordenada de éstos fuera de los escenarios deportivos. Los casos de Tiger Woods, Oscar Pistorius, Alex Rodríguez, Lance Armstrong y Ronaldinho, por sólo citar algunos, dan fe de esto.

Pero con Michael Schumacher y la asociación de su imagen a las marcas ha sido distinto. A pesar de ser un atleta controversial y algo arrogante, su imagen estaba asociada a disciplina, consistencia y alta competitividad. Fue el arquetipo del piloto moderno y sólo el mítico Ayrton Senna Da Silva le puede dar la batalla en este aspecto.

Su cabeza fría, una vida ordenada y un exigente régimen alimentario y de preparación física, representó un cambio en la forma como los pilotos de la Formula 1 se preparaban para la competencia.

A la entrega de este artículo, el legendario piloto de Fórmula 1 luchaba por su vida en un hospital en Francia. Confiamos en su recuperación, pero su legado perdurará por siempre.